Follow by Email

viernes, 7 de agosto de 2009

Espera y reflexión







El martes pasado volvía a casa. Me bajé de un ómnibus y esperé otro, en la parada, durante dos horas y media. Una tarde luminosa y caliente me acompañó. Como soy de las que andan con un libro en la cartera "por las dudas" no me desesperé. En realidad andaba con dos libros, La crema de la ciencia ficción, una compilación de Josh Pachter e Historias de aquella "gente gandul" de Renzo Pi Hugarte. Parecen libros bien dispares,pero de ellos diré en otro momento.
Acomodé mi equipaje, bolso, valijita de herramientas (no salgo sin mis útiles), saco (cuando fui hacía taaaanto frío) y mis mudas de parra. Ah! podaron las parras que el tata Lucio plantó y pedí unas mudas para repoblar las mías. No tengo mucha experiencia en el asunto pero siempre hay gente que sabe y tiene tiempo de explicar. En definitiva no leí mucho. Sentarse en un cruce de caminos a esperar un ómnibus te confiere una visión de observador hacia todos los puntos cardinales. Especialmente este cruce que no está despoblado pero que te da la sensación de alejarse un poco del mundanal ruido. Mirar, observar y reflexionar. Te pones a pensar en la gente que cruza en automóvil, camión, ómnibus. En los que esperan en la garita de enfrente algo que los transporte en dirección opuesta a la tuya. En los motivos que empuja a cada uno, que propósitos, que sueños, qué ilusiones, alegrías,desengaños ,trabajos, dolores, preocupaciones, amores y desamores los llevan de un lugar a otro.
Imposible no ver la suciedad en forma de papeles, bolsitas, colillas de cigarros, envases PET, y hasta pañales sucios que la gente va abandonando en los alrededores de la parada. Otro temazo para la reflexión!
Como hay un parador, es lugar de breve descanso y refrigerio sobre todo para camioneros que recorren las rutas del país en un trabajo que debe ser bastante cansador.
De pronto reconocí el inconfundible olor y sonido de los camiones que transportan ganado. Se detuvieron dos camiones con su olor a orina y heces y breves balidos. Más que balidos parecían quejas lastimeras. Hacía calor al sol, los camiones son de chapa y el ganado apretado. No sé cual sería el destino de esos animales, pero si iban al matadero,cuánto sufrimiento antes de morir. En ese momento pasó por mi memoria un poema de Federico García Lorca, titulado Vaca. Y les aseguro que no he podido comer carne en estos días. Vine a casa y busqué el poema que les dejo en este post. Lo encontré en http://users.fulldsl.be/
VACA

A Luis Lacasa

Se tendió la vaca herida;
Árboles y arroyos trepaban por sus cuernos.
Su hocico sangraba en el cielo.

Su hocico de abejas
bajo el bigote lento de la baba.
Un alarido blanco puso en pie la mañana.

Las vacas muertas y las vivas,
rubor de luz o miel de establo,
balaban con los ojos entornados.

Que se enteren las raíces
y aquel niño que afila su navaja
de que ya se pueden comer la vaca.

Arriba palidecen
luces y yugulares.
Cuatro pezuñas tiemblan en el aire.

Que se entere la luna
y esa noche de rocas amarillas:
que ya se fue la vaca de ceniza.

Que ya se fue balando
por el derribo de los cielos yertos
donde meriendan muerte los borrachos.
Federico García Lorca





5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno lo de la muda de parra, vamos a poder tener un pedacito de esa parra que el Tata tanto cuidaba para todos nosotros.
Recuerdo varias esperas en ese mismo cruce de carreteras. Regresando del cumpleaños de Paloma, con media torta en un tupper.
Otra espera muy larga en una mañana de verano, donde me senté a esperar el ómnibus, y saqué mi libro (creo que fue el verano de las mil y una noches), y se me sentaron otras mujeres al lado, que querían a toda costa parar un auto para que nos llevara y a mi no me interesaba en lo mas mínimo, yo solo quería que me dejaran leer y esperar tranquila mi ómnibus.
Pobres, no deben haber entendido mi antipatía y mi rechazo a solucionar un problema común. Al final por cansancio, ya que no me iban a dejar leer, conseguimos que un Sr. que iba a Tranqueras nos llevara.

Anónimo dijo...

Otro comentario, que tu nietito vegetariano no lea la reflexión sobre las vaquitas, sino vas a tener problemas con tu hija "mas" mayor.

El panal de la Abejita dijo...

HOLA AMIGA!! FELIZ REGRESO A CASA. ESTE POEMA DE LA VACA REPRESENTA UN SIMBOLISMO..DE LA TIERRA, DE LA LUNA. LOS HINDUES VEN EN LA VACA EL LADO PASIVO MIENTRAS QUE EN EL TORO, ES ASPECTO ACTIVO. QUE ANIMAL TAN BONDADOSO!!! LA VACA REPRESENTA LA PRE;EZ, LA TIERRA..
FELIZ FIN DE SEMANA EN FAMILIA. BESOS!! MARISELA:)

isa & marta dijo...

Cuanta humanidad en ese poema, cuanta filosofía en tus reflexiones.Que lugar tan extraordinario ese cruce de caminos que te motivo a hacerlo.
Un abrazo.

EL TALLER DE MARIA LUISA dijo...

Hermoso el poema y las fotos, gracias , y tambien te deseo un feliz dia es hermoso conservar y mimar al ñiñito que tenemos adentro. buen fin de semana cariños Maria Luisa