Follow by Email

jueves, 22 de diciembre de 2011



Feliz NAVIDAD a todos los amigos, los que están cerca, los que están lejos, los virtuales, a todos porque están en mi corazón.

Pitufinas

Qué sueño! Es que tantas actividades de fin de año nos han agotado. Necesitamos una sieszzzzzz.........




Para las mellizas, Eugenia y Micaela, unas Pitufinas bien diferentes para que no haya lío.


Y marche otra para Catalina!

martes, 13 de diciembre de 2011

Panes




A veces sucede que encuentras unas recetas extraordinarias pero a la hora de reunir los ingredientes la cosa se complica. No se encuentran! y tú quieres entrar a la cocina ahora mismo y saborear el producto inmediatamente. De manera que terminamos sustituyendo. Me pasó hace unos días con dos recetas, una de Pan de queso y otra de Pan de ajo y aceitunas negras que vi en Cocineros argentinos. Para el pan de queso tuve que sustituir los quesos pedidos por Parmesano, Dambo y Muzarella. No encontré albahaca para el otro pero sí les digo que quedaron deliciosos. Sobre todo el de ajo y aceitunas negras. Un sabor intenso que no necesita nada más.

Para Lupe

Bien, no precisamente para Lupe sino para dos de sus amigas. "Haceme un Elmo, abu, para regalar a unas amigas" "Antes del 15, porque se terminan las clases". Yo nunca había hecho a Elmo, el de plaza Sésamo así que hube de ingeniarme a toda velocidad. No salió tan peludo. Lo que tenía a mano era una tela deportiva con felpa y la usé de revés. Miden unos 23 cm.



sábado, 3 de diciembre de 2011

La torta de Teo

Mateo cumplió años. Hice la torta y rellené pero a la hora de decorar el cumpleañero dijo que lo haría él. Y vean qué bien lo hizo! Con su tema preferido, por supuesto.

Pitufina

Pitufina sigue dándole a sus tacones.

Tetra brik



Monederos en tetra brik. Los hizo Débora y me pareció lindísimo el resultado.



Torta de brócolis



Esta receta la vi hace unos días en Cocineros argentinos. Es riquísima. La recomiendo.


Ingredientes:


Un brócoli cocido

Cuatro o cinco huevos

Una cebollita picada

Una taza de crema de leche (sustituí por yogur natural descremado)

Una media taza de queso rallado

Sal y pimienta a gusto


Procedimiento

Se corta el brócoli bien chiquito se agregan los huevos ligeramente batidos, luego se añade el resto y va al horno en tortera de unos 26 cm de diámetro. Yo le agregué trocitos de muzarella. Para comerla caliente, tibia o fría mmmmm!!!





De gatos y flores



Fiona, muy panzona, esperando a sus gatitos.



¿Se acuerdan de los gatitos de Bení? Hoy cumplen dos meses. El gris se llama Lovecraft y el otro es otra y está sin nombre porque le estamos buscando hogar. Dedicándose a explorar el patio, haciendo muchas travesuras y durmiendo en la maceta de las flores preferidas de mi esposo. Él los miraba y comentaba: "Este año no va a florecer" Pero floreció a pesar de los gatitos. Con más ganas, parece, como para demostrar que gatos y flores se llevan bien.





Navidad pitufada







Nietos, sobrinos nietos, amiguitos. Para ellos está trabajando Mamá pitufa. Pitufos Enamorados, Golosos, Carpinteros, Pitufinas. Más pequeños que los que estaba haciendo para que a nadie le falte.





jueves, 10 de noviembre de 2011

Lecturas

Débora llegó con paquetes y paquetitos pero sobre todo con muchos libros. Los que pude leer se los recomiendo aquí.



Puede ser difícil saber lo que realmente quiere una mujer. Bastaría con leer este libro para averiguarlo. Versión de Estrella Escriña Marti de El cuento de la comadre de Bath de Chaucer. Ilustrado por María Wernicke para la Colección Líneas de arena de Calibroscopio Ediciones, Bs. As. en el 2010




He vivido muchas de las situaciones planteadas en este libro contemplando a Fiona y Orión, pero más allá de eso siempre me ha parecido importante saber que más allá de las palabras es bueno y gratificante saber que tu amigo/a está ahí. Las ilustraciones, perfectamente leíbles. Publicado por Lóguez Ediciones. Escrito e ilustrado por Heinz Janisch y Jutta Bauer




Si no nos ha pasado nos pasará. Con un familiar, con un amigo. O les pasará a los otros con nosotros. Llegar a ese momento de la vida en que te preguntas: ¿Me reconoce? ¿Me escucha? ¿Recuerda quién fue? ¿Recuerda su nombre o el mío? El zorro que perdió la memoria habla de un zorro viejo que se siente reconfortado por la compañía de los más jóvenes en las noches frías y oscuras, por el calor que le brindan, por la comida que no le dejan faltar, porque lo reconocen como un miembro de la familia aunque él mismo no sepa quién es. Imposible no cerrar el libro con un nudito en la garganta. El autor es Martín Baltscheit. Publicado por Lóguez Ediciones, en España, 2010.




Leer una versión de Caperucita Roja es siempre un buen momento pero encontrarte con 21 versiones en un solo libro ilustrado por 21 dibujantes japoneses, es... ¡un banquete! Es una mesa tendida con mantel de lino, el más fino cristal, cubiertos de plata y veintiún manjares para saborear, algunos conocidos, otros no, algunos de sabores extraños, unos más dulces, otros impactantes por la sorpresa del dejo inesperado. Para paladear, masticar despacio, chuparte los dedos, pasarle la lengua al merengue, pedir repetición. Y nunca te sacias. Publicado por Mediavaca, en España, año 2007








Pitufo lector

Más que jugar con los inventos del Pitufo Genio, más que tomar zarzaparrilla creo que lo que hace realmente feliz a este personaje es pitufarse un buen libro.

Angelitos



Angelitos para las Primeras Comuniones del día 6.



Buenas ideas

A qué te da penita tirar el envase de tetra brik después de tomarte el jugo? Acá está la solución, ¡Un monedero! No lo hice yo, pero ya voy a hacerlo, seguramente.



Esto sí lo hice. Un colgante para la mochila. Flor de fuxico, hilo encerado, un par de cuentas, una arandela de llavero. Sencillo y fácil.



Buñuelos

Un chaparrón sirve de disculpa para comerse unas tortas fritas o unos buñuelos. Harina, leche, huevos, polvo de hornear, vainilla o el sabor que quieras y la delicia está encaminada. Teo me pedía"haceme bichitos, abuela" por que las distintas formas de las rebarbas le hacían imaginar: "un perro, un hombre con nariz larga, un dinosaurio" Un secreto: Prepar la masa unas tres horas antes de freírlos y dejarla quieta, quietita, bien tapada. Cuando los pongas de a cucharadas en la materia grasa en que los vas a freír saldrán redonditos, sin rebarbas y bailarán solos dándose vuelta. A probar!

Hola, Noviembre.



Llegó Noviembre, ¡Ayer estábamos en marzo! y el año era nuevecito, había mucho tiempo por delante. Ahora ya hay ambiente de fin de año. Las actividades van culminando de a poco. Llegó Noviembre y comenzamos dedicando un día especial a nuestros seres queridos. Una amiga mejicana me envió un mensaje: ¡Felices pibes! ¿Y eso qué es? Y me contó de las fiesta en honor de sus muertos, de las costumbres distintas a las nuestras. Y me explicó lo del pibe: Un pan que se cuece enterrado en la tierra envuelto en hojas de banana, relleno de pollo, cerdo, tomates, y otros elementos que por aquí no existen. Es una de las tantas recetas típicas, como el pan de muerto. Le pedí la receta aunque tendría que hacerlo en horno tradicional y sustituir algunas cosas. Estarán pensando que no va a quedar igual. Bueno, sería un pibes a la uruguaya. Yo imagino la mezcla del pollo y el cerdo...perdón me estoy babando sobre el teclado.

Chau, Octubre.

Se fue Octubre entre un fru fru de capas y un desfile de caras maquilladas. A mí me visitaron los espantos más lindos con sombreros casi mayores que ellas. ¿Quién puede resistir a entregar dulces?

lunes, 24 de octubre de 2011

Pan y ensalada

Dicen que fue Plinio el Viejo, naturalista latino, quien descubrió allá por el año 50D.C. que los vegetales se podían comer crudos sazonados con sal (de ahí su nombre)y vinagre pero supongo que el hombre neolítco, que fue recolector de raíces, granos, hojas, ya habría saborado unas ricas ensaladas mezclando lo que encontraba. Me encantan las ensaladas y generalmente las mías son irrepetibles porque depende de lo que tenga a mano. Esta contiene, repollo morado, lechuga y cebolla de verdeo todo cortado en juliana. Zanahorias, remolacha y rabanitos rallados, tomates cortados en cubitos. Todo en crudo y sazonado con un chorrito de aceite y otro de vinagre, una pizca de gengibre rallado y está pronto. A pesar de ser una ensalada ¡nada de sal!





Tremendo olvido. Sabía que era en estos días pero se me pasó. El 16 de octubre se conmemoró el World Bread Day, Día Mundial del Pan. Que nunca falte en ninguna mesa, que siempre congregue y ojalá que nadie tuviera que robar, mendigar o prostituirse para consumirlo.



viernes, 21 de octubre de 2011

POR ENDE...

"Quien no haya pasado nunca tardes entera delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído sobre la cara,leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado...


Quien nunca haya leído en secreto o a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Maá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito...


Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañia la vida les parecería vacía y sin sentido...


Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podría comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces."(1)


Este libro lo terminé de leer a la luz de una linterna porque estaba acostada, se me quemó la luz de la portátil y no podía esperar al otro día para terminarlo. También confieso que a veces me embarga cierta ¿nostalgia? por no saber que pasó con Frodo y los elfos cuando partieron.


Así que entiendo perfectamente a Bastián Baltasar Bux.


Seguramente muchos habrán visto la película que se hizo sobre el libro y les gustó, igual que a mí, pero... si leen la obra ya no les va a gustar tanto.


(1) ENDE, Michael. La historia interminable.1983. Círculo de Lectores. Barcelona. pág.12

Ñoquis Jimena

Suelo ponerles a las recetas nuevas el nombre de la persona que me la dió. Estos ñoquis los comió Jimena en un CAIF, en Rivera, y como los encontró muuuy ricos se trajo la receta. Los hicimos en lo de Mónica y verificamos que son deliciosos. La foto que ven no es de la receta original. La dejo aquí:

Ingredientes:

1 litro de leche
1 kg de harina
4 yemas
100gr aprox de mostaza

Preparación:


Aquí comienza el baile. Mucho coraje que vale la pena. Se hierve el litro de leche. Se retira del fuego y se agrega más o menos unos 700gr de harina, a revolver fuerte con cuchara de madera, como quien hace una masa bomba. No se pongan nerviosas, todo va bien. Se agrega la mostaza y las yemas. Se vuelca sobre a mesada y a amasar ayudándose con el resto de la harina. Sí, calentita!! No se quemen y no se asusten. Parece que no va a salir nada que valga la pena, tienen ganas de tirarlo todo a la basura y encargar una pizzas, pero no. La primera vez háganlo solas, eviten a la suegra, la tía o la vecina pesada para que no haga el comentario:"No te va a salir" "¿Estás segura qué es así?" Después van a ser unas expertas. Ya amasaron. La masa les quedó preciosa, lisita, suave, no se pega. Ahora forman tiritas y cortan los ñoquis. Cocinan en agua hirviendo y agregan la salsa que más les agrade. Buen provecho!!

Los ñoquis verdes nacieron de una innovación: llevé a la licuadora un atado de espinacas con un poco de leche. Eso lo agregué al resto de la leche y...al fuego! Después seguí el mismo procedimiento: agregado de yemas, mostaza y amasado. Creo que se pueden preparar con distintos sabores. Espero los disfruten. Pueden hacerlos con la mitad de los ingredientes, para no entrar en pánico la primera vez.

Delantal para Mónica







Cuando hice mi nuevo delantal mi comadre y amiga Mónica dijo:

-Yo quiero uno!

Como cumplió años este mes le hice un delantal con las gallinitas. Creo que está más lindo que el mío. Aquí está con el delantal puesto, sin cabeza, pero respeto su privacidad.





martes, 18 de octubre de 2011

El avión para Teo

Los moldes son de una diseñadora rusa, y me los mandó Nancy Diana. Quise acompañarlo con un texto. Encontré un poema de Douglas Wright cuyo avión es rojo y amarillo. Después un cuento de Edith Mabel Russo. Aquí el avión es amarillo pero como reconozco la escena de: "No lleves ese juguete al jardín!", decidí postearlo. En el caso de Teo lo que no podía llevar al jardín eran los autitos. Tal vez Teo esté un poco grande para avioncitos de tela pero estoy segura que después de haberle hecho muchos autos, la idea de un avión será una novedad. Veré de hacerlos con otras telas más coloridas.



El avión de Matías Edith Mabel Russo


Había llegado la hora de ir al jardín. Mientras Matías terminaba de tomar la leche, la mamá se fijó si en la bolsita estaba todo preparado.
La abrió y sí, estaba todo: la toallita, el mantel con la servilleta, el vaso para la merienda y… el avión amarillo…
—¿Y este avión? ¿Qué hace en la bolsa? —preguntó la mamá—. Sabés bien que la señorita Liliana no quiere que lleves juguetes al jardín… ¡Se pueden perder!
—¡Hoy sólo, mami! ¡Dale! ¡Hoy solito!
Y la mamá lo dejó pero… Tal como se lo había dicho, cuando la señorita Liliana lo vio a Matías jugando con el avión le dijo:
—¡Ay! Matías… ¿No te dije muchas veces que tenés que jugar con los juguetes que hay en la salita? ¡Dámelo! Lo ponemos sobre la biblioteca y cuando te vas, te lo llevás. Ahora… ¡A cantar!
Entonces Matías se fue a la sala de música con todos los chicos y sobre un libro de cuentos quedó el avioncito amarillo…
—¡Estoy muy aburrido! —dijo rezongando y ¡RUMM! ¡RUMM! sin pensarlo dos veces, empezó a volar por toda la salita…
Sobre las mesas y las sillas. Sobre la biblioteca y el rincón de la mamá.
Las muñecas le decían: ¡Adiós! Los libros se cerraban y se abrían para saludarlo y los crayones se desparramaban por el piso escribiendo: ¡Adiós! ¡Adiós!, con todos los colores del arco iris.
Dio tantas vueltas alrededor de la sala que de repente dijo:
—¡Sigo aburrido! ¡Mejor salgo un rato a pasear!
—¡RUMMM! ¡RUMMM! —aceleró el motor y salió por la ventana.
¡Ahora sí que se divertía! ¡Volaba y volaba!
Cruzaba el celeste del cielo una y otra vez.
Cabeza arriba, cabeza abajo…, el ¡RUMMM! ¡RUMMM! de su motor quebraba el silencio de la mañana.
Todo estaba bien, demasiado bien, pero de pronto… ¡PAF! quedó enganchado entre las ramas de un árbol.
—¡Ay! —dijo el avioncito—. ¡Me duele todo! ¡Me duele un ala! ¡Me duele la otra! ¡Me duele la cola! ¡Me duele la hélice!
—¡RUMMMMMMM! —hacía el motor con toda la fuerza pero no podía desengancharse.
Al rato nomás, ¡por suerte!, pasaron por allí como cien mariposas. Apenas lo vieron, lo rodearon por completo y tomándolo suavemente lo desengancharon…
—¡Gracias! —dijo el avioncito—. ¿Quieren venir conmigo a dar un paseo?
—¡Claro que sí! —dijeron las mariposas y se pararon sobre el techo, las alas y la cola del avioncito.
¡Qué manera de volar! ¡Qué manera de divertirse!
De pronto el avioncito dijo:
—¡Tengo que irme. ¡Si Matías no me encuentra va a llorar muchísimo!
—¡Te acompañamos! —dijeron las mariposas, y todos juntos entraron por la ventana de la salita…
Cuando los chicos terminaron de cantar, fueron a buscar las toallitas para lavarse las manos y… ¡Qué sorpresa! ¡No podían creer lo que veían!
Sobre la biblioteca estaba el avioncito amarillo en el medio de una ronda de mariposas de colores.
—¡Vamos! ¡A lavarse las manos! —dijo la señorita Liliana.
Y todos hicieron caso dando saltitos de alegría porque, para acompañarlos, se formó de repente sobre sus cabezas un techo multicolor de burbujas de jabón y mariposas.





jueves, 13 de octubre de 2011

Pelota-elefante?



Los que tienen niños, hijos, sobrinos, nietos, estarán acostumbrados al pedido: -Cómprame un kinder! Creo que a los chicos, más que el huevo de chocolate lo que les interesa es la sorpresa que contiene. Últimamente mi nieto solo encontraba barquitos pero su hermana obtuvo un inflable de papel que se convertía en elefante. Lío en puerta: - ¡Yo quiero uno de esos!

Mientras estaba en la escuela traté de aproximarme a lo que él quería, con polar, hilo y máquina de coser. Este es el resultado. Sobre idea original de Magic Production Group S. A. nació esta pelota-elefante, elefante-bola, peloelef, elefredondo, vaya a saber cuál sería el nombre exacto.



Pitufo en piyama



Este Dormilón en piyama es para Teo, para que se duerman juntos y temprano (cosa difícil). Como el dueño es fanático de Ben 10, la almohada es alusiva.



jueves, 6 de octubre de 2011

Premio Nobel de Literatura 2011



Otorgado al poeta sueco Tomas Trantrömer. Nacido el 15 de abril de 1931. Semiparalizado y privado del habla desde hace 21 años.

martes, 4 de octubre de 2011

Día de los animales: Bení







El año pasado apareció en el fondo de casa un gato viejo, de feo aspecto, muy maltrecho, con el pelo deslucido y un horrible ruido en el pecho. Comenzamos a alcanzarle comida y agua pero se mantenía a distancia. Un día mi esposo me dijo:-Miraste bien a ese gato?

-¿Qué tiene?-interrogué yo.

-Tiene que no es gato, es gata y está preñada.

Entonces nos preocupamos más porque estuviera bien alimentada pero se ve que el estrago ya estaba hecho. Una madrugada amanecieron en la puerta de casa dos gatitos recién nacidos, húmedos todavía. La gata desapareció.

Fue imposible salvar a las crías. Durante días conjeturamos: que la gata se murió por ahí, que abandonó a los gatos porque estaban muy débiles para criarse, que, que.

A comienzos de otoño reapareció la señora gata. Le hicimos un apartemento en la leñera con un cajón forrado en polar y cerramos la leñera para que estuviera más protegida por las noches. Le gritábamos -¡Vení! y ella acudía a comer. Fue ganando peso y mejorando de aspecto. También ganó espacio. Pasó a comer adentro junto a nuestros gatos y a dormir junto a la estufa a leña en invierno. Segúía pernoctando en la leñera. De pronto nos dimos cuenta que estaba preñada otra vez pero sin tener idea de su posible parto. A todo esto le quedó el nombre pero cambiamos V por B transformando verbo en nombre propio: Bení.

Ayer estaba sentada a la compu. Bení entró y se subió dos veces a la cama. La corrí las dos veces. A la tercera vez yo estaba muy ocupada y resolví dejarla. Al rato escucho una especie de ¡quic!, me dí vuelta para ver que hacía y oh!: gata con gatito. Quedé paralizada un segundo y luego corrí a buscar un tacho, forrarlo con tela abrigada, colocar madre e hijo, llevarla al galpón para que estuviera tranquila y lejos de los gatos adultos. Poner acolchado en el lavarropas. Al rato fui a verla y ya había parido otro gatito. Es una madraza. Los abandona solo para comer. No le pude sacar una foto a ella porque parece que no le gusta la cámara. Pero ya la verán en algún momento.



Feliz Día de los animales, a cuidar a los que tenemos en casa porque dan mucho sin pedir demasiado. Protección para los que aún viven en libertad pese a todo lo que el hombre ha hecho y hace por depredarlos motivado por la ambición, la moda y algunos llamados deportes y entretenimientos. No quiero ver más animales en los circos, me produce mucha pena y vergüenza ajena.





Día de los animales: Jaén









Ya he contado como llegó Jaén a casa. Fue regalo de una amiga porque a mí me encantan los gatos negros. Llegó un mes después, más o menos, que Cosita Linda. Se hicieron inseparables. También he contado su dependencia de Cosita y como entraba a casa gritando cada vez que éste andaba por alturas de las que no podía descender solo. Por las noches dormían en mi cama. Apenas notaba subir a Cosita en la oscuridad pero Jaén tomaba carrera e invariablemente aterrizaba sobre mi cabeza. Gran bebedor de leche, no podía faltar en su plato porque en medio de la noche lo escuchaba bajar de la cama, correr a la cocina, beber leche y volver a acostarse. Esto nos hacía mucha gracia. El año pasado Cosita Linda murió envenenado por alguna mano muy cruel (Dios no se lo tenga en cuenta) y Jaén cambió sus hábitos. Nunca más durmió en mi cama ni dentro de casa. Salía por las noches y no había forma de retenerlo. Cerrábamos puertas y ventanas pero era tal su deseperación que le permitíamos salir. Con frío o con lluvia, no importaba. Al amanecer maullaba en la ventana. Entraba, comía, reclamaba su leche y a dormir en un lugar tranquilo. Rechazaba los mimos excesivos. Sobre el mediodía se desperezaba, hacía su almuerzo y otro largo sueño hasta la tardecita. La cena y...¡afuera! Era un gato hermoso, grande, de pelo lustroso. Hace unos días se murió. Espero que haya encontrado a su amigo Cosita Linda y estén jugando juntos.