Follow by Email

lunes, 27 de julio de 2015

Pensamientos



“No juzguen y no serán juzgados.
Porque… ¿Quién te ha sentado en la tribuna
como juez de tu prójimo?
Tú no estás más limpio que tu vecino
ni es más honesta tu vida que la suya.
Quítate la viga de tu ojo
antes de denunciar la paja en el ajeno.
Si Dios cubre y disculpa los pecados,
¿Quiénes somos tú y yo
para acusar y condenar al prójimo?”


José Luis Gago de Val


Arte en croché


Estas bellezas son de Yulia Ustinova. Me he quedado maravillada con ellas, por eso se las dejo aquí.




martes, 26 de mayo de 2015

Mayo.Mes del Libro 2015. Día 26

DÍA NACIONAL DEL LIBRO

El testamento del Presbítero Dr. José Manuel Pérez Castellanos, con fecha de 6 de enero de 1814, disponía del legado de sus libros para la fundación de un establecimiento público. A estos libros se sumaron los de José Raimundo Guerra, con los de los padres franciscanos y los de Dámaso Antonio Larrañaga, de manera que, el 26 de mayo de 1816, cuando se produce la inauguración oficial, la biblioteca contaba con unos cinco mil volúmenes. La idea de fundar una Biblioteca Pública había surgido del mencionado Larrañaga y expuesta al Cabildo el 4 de agosto de 1815. José  Artigas, que en ese entonces se encontraba en su campamento de Purificación, aprobó la idea y ordenó al Cabildo la creación de la Biblioteca."Yo jamás dejaría de poner el sello de mi aprobación a cualquier obra que en su objeto llevase insculpido el título de la pública felicidad"


Hoy es el Día del Libro en nuestro país. Pero no podemos celebrar hoy y olvidarnos. La lectura es una responsabilidad. De nada valen las charlas, las poesías, los dibujos al respecto si no se lee. Si queremos seres pensantes transmitamos el amor por la lectura. Demos el ejemplo. No se puede decir: "Hay que leer" si nosotros no leemos. Nos estamos mintiendo. Cómo transmitir el entusiasmo que no sentimos? Somos responsables: padres, abuelos, tíos, maestros, profesores... 

lunes, 25 de mayo de 2015

Más organizadores






Mayo. Mes del Libro 2015. Día 25


Algunas frases y refranes sobre libros. Ustedes deben conocer muchas que no están acá.

LIBRO BUENO, HUERTO AMENO.
LIBRO CERRADO, NO SACA LETRADOS.
LIBROS, CAMINOS y DÍAS DAN SABIDURÍA (Proverbio árabe)
QUIEN UN BUEN LIBRO TIENE AL LADO, NO ESTA SOLO, SINO BIEN ACOMPAÑADO.
MUCHO LEER y BIEN ENTENDER, EL MEJOR CAMINO PARA APRENDER.
QUIEN SABE LEER y ESCRIBIR, A TODAS PARTES PUEDE IR.
POR LA ESCRITURA, LO QUE HABÍA DE OLVIDARSE, PERDURA.
PARA VIAJAR LEJOS, NO HAY MEJOR NAVE QUE UN LIBRO. (Emily Dickinson)
ALLÍ DONDE SE QUEMAN LOS LIBROS, SE ACABA POR QUEMAR A LOS HOMBRES. (Heinrich Heine)

Mayo. Mes del Libro 2015. Día 24


Estas hermosas imágenes fueron publicadas por Memes bibliotecológicos. Las tomé de ahí.







Mayo. Mes del Libro 2015.Día 23


Cuarto día de Desafío Literario

Lo mejor de esto fue descubrir cuánta poesía nos anda rondando el alma.Tal vez el primer día fue difícil pero al llegar al cuarto te das cuenta que hay un río de palabras que quisieras compartir. Cumplido el desafío, gracias a María Beatriz Almada Rodríguez por nominarme y gracias a las amigas que aceptaron participar, espero les resulte tan gratificante como a mí. Para hoy elegí un poema de Mario Benedetti, Corazón Coraza.
"Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza
porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro
porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no."

Mayo. Mes del Libro 2015. Día 22


Tercer día del desafío literario.

Para este día elegí: Palabras, de Cecilia Roggero.
"Hay palabras redondas,
como mundo, como hueco,
como sol.
Hay palabras que acompañan,
como luz, como perro,
como sombra.
Hay palabras que lloran
como lluvia.
Hay palabras amargas,
como tónico
y difíciles como lo siento.
Hay palabras grandotas,
como castigo o como grito.
Hay palabras que ríen,
como agua, como circo.
Y las hay tristes,
como fin.
Hay palabras y palabras.
Hay las que se dicen
y las que se callan.
Hay las que duelen
y las que alegran
y las que abren puertas
misteriosas."

Mayo. Mes del Libro 2015. Día 21


Desafío Literario. Segundo Día.
En mi segundo día de desafío elegí este clásico de Don Francisco de Quevedo.

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE
Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;
Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.
Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,
Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.
Francisco de Quevedo

miércoles, 20 de mayo de 2015

Mayo. Mes del libro 2015. Día 20

Desafío literario. Primer Día.
María Beatriz Almada Rodríguez me incluyó en este desafío literario. Viene bien en este Mes del Libro 2015. Tengo que publicar una poesía durante cuatro días y en cada día debo nominar a cuatro personas para que hagan lo mismo. Ayer, una amiga me acercó esta revista de distribución gratuita, realizada por gente que tiene inquietudes literarias y las publica con gran esfuerzo. De ahí tomé el poema para mi primer día de desafío. Nomino hoy a Paloma NuñezMaría Mercedes Olivera PriettoAna Pioli y Nelly Cristina Viera Duarte.
Tu color y el mío
Aunque eres mi hermano
Y seamos iguales
Tenemos distinto color.
Tú con tu pálida piel
Yo con mi color tan oscuro.

Tu piel de pálido marfil
Mi negro color
y rosa blanca mi alma.

¿Ves hermano
Que no hay diferencias?
Si te desangras
En tu herida
y yo en mi dolor
verás que la sangre
que derramamos
es siempre de un mismo color.

María Eduviges Silva Flores


martes, 19 de mayo de 2015

Programa Arte Brasil - 13/02/2015 - Ana Cosentino - Bolsa Necessaire " C...

Mayo. Mes del Libro 2015. Día 19


LINIERS



Mayo. Mes del Libro 2015. Día 18

Batalla de las Piedras


Desde este lado del río
Los hombres salen al campo.
Por entre riscos y montes
los hombres salen al campo.
hay alguien que les convoca
Hay mil gritos y una boca.


Se incendia el campo, se incendia
Rojo ya de un largo estío.
Sobre bestias, anhelantes,
Van los oscuros gigantes
Cruzan llanos y quebradas
Machacan los macachines;
Las margaritas del campo
Mueren de asombro y tristeza.
Dulces flores. Patria dulce.
Dulces hombres.
Jinetes, gigantes dulces
Brotan fieros de la tierra.


 De Líber Falco en su colección de poemas: ARTIGAS)

domingo, 17 de mayo de 2015

Mayo.Mes del Libro 2015. Día 17


Los "No"


No «hay que leer». Ya lo decía el escritor francés y profesor de literatura Daniel Pennac en el ensayo «Como una novela» con el que lleva abriendo la mente a muchos padres y educadores desde hace 20 años: el verbo leer, como el amar o el soñar, «no soporta el imperativo». Leer es un derecho, no un deber. Es inútil obligar a leer y además resulta contraproducente porque no se transmite una afición por la fuerza.
No se contagia un «virus» que no se tiene. Si los padres no leen o sus hijos no les ven leer, difícilmente podrán convencerles de que se lo van a pasar bien leyendo. Las personas a las que les gusta leer normalmente han tenido algún familiar que les ha transmitido la pasión por los libros. La falta de tiempo no es excusa porque cuando algo realmente se quiere, se busca el tiempo, insiste Pennac.

La lectura, no siempre en soledad. Leer a un niño «es una práctica fundamental, tal vez la más importante y eficaz sobre todo con los niños que tienen dificultades para leer y les cuesta un gran esfuerzo», señala el maestro, licenciado en Historia y logopeda Pablo Pascual Sorribas. Al escuchar a sus padres, comprenden mejor el mensaje y disfrutan con la historia.

¿...y por qué en silencio? « ¡Extraña desaparición la de la lectura en voz alta. ¿Qué habría pensado de esto Dostoievski? ¿Y Flaubert? ¿Ya no tenemos derecho a meternos las palabras en la boca antes de clavárnoslas en la cabeza? ¿Ya no hay oído? ¿Ya no hay música? ¿Ya no hay saliva? ¿Las palabras ya no tienen sabor? ¡Y qué más! ¿Acaso Flaubert no se gritó su Bovary hasta reventarse los tímpanos? ¿Acaso no es el más indicado para saber que la comprensión del texto pasa por el sonido de las palabras de donde sacan todo su sentido?», escribía Pennac.

No al constante «¿qué has leído?». Examinar a los niños de cada capítulo o cada libro convierte un placer en un examen, con la ansiedad que de ello se deriva. Conversar sobre un libro que se ha leído fomenta la lectura, siempre que para el niño no se sienta en un banquillo. Es el «derecho a callarse» de todo lector, porque ¿a quién no le molesta que le pregunten qué ha entendido?

No a los clásicos por obligación. La escritora Ángeles Caso describía en el artículo «Lectores del siglo XXI» como se enamoró de la literatura: «No recuerdo que mi padre me negase nunca un libro. Ni por bueno ni por malo, ni por demasiado sencillo ni por demasiado complicado, ni por moral ni por inmoral. En mi casa leíamos con la misma fruición los «Cuentos del conde Lucanor» y las historietas de Tintín, el «Poema del Cid» y las trastadas de Guillermo Brown...». Y añadía: «Si alguna vez le devolví un libro sin terminarlo, lo recogió con la misma sonrisa con que me lo había entregado, sin hacerme sentir culpable o tonta por mi desinterés». Los padres pueden alentar y estimular, pero los lectores tienen derecho a elegir.

No al «hasta que no lo acabes, no hay televisión». La televisión se convierte así en un premio y la lectura en un trabajo, en el peaje necesario hasta la tele, una contradicción. Y puede ser la tele, o la consola...

Miguel de Cervantes decía: «El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho». No pongamos zancadillas.

Mayo. Mes del Libro 2015. Día 16




Por qué un adulto lee juvenil

Mucha gente se sorprende cuando digo que me gusta alternar la lectura de narrativa adulta con libros catalogados como juveniles, como si estos estuvieran en una categoría inferior indigna de alguien que ya ha disfrutado de las obras para adultos. Sin embargo, cada vez somos más los que conectamos con la literatura dirigida a los jóvenes. ¿Por qué ocurre esto? Hay gente que lo asocia al síndrome de Peter Pan, la generación que no quiere crecer y se queda estancada en la comodidad de los libros para adolescentes porque su cerebro no da para más (no lo expresan de una forma tan clara, pero transmiten esa sensación). Solo puedo decirles que se equivocan.
En mi opinión, el principal motivo del éxito de la LJ entre los adultos es evidente: gusta, gusta mucho, y algunos de sus géneros crean adicción, como las sagas cargadas de aventuras y romance. Si estos libros consiguen llenar a los adultos es porque tienen segundas lecturas o sencillamente no son tan simples como puede creer quien los ve desde la distancia. Richelle Mead (autora de Vampire Academy) ha comentado en alguna que otra entrevista que a simple vista resulta fácil pensar que sus novelas son superficiales y banales por el hecho de pertenecer al género del romance paranormal, pero que ella se esmera en la caracterización psicológica y en la construcción de tramas consistentes. En efecto, quienes la hemos leído sabemos que es una buena escritora que huye de las frivolidades y trabaja a fondo la personalidad de los personajes para que no caigan en estereotipos.
En segundo lugar, pienso que muchos adultos se sienten fascinados por la LJ porque en ella encuentran libros que no existían cuando eran niños o adolescentes, sobre todo por la gran oferta que existe en la actualidad en un ámbito como la fantasía y por las interesantes propuestas de libros curiosos, como los que aúnan el texto de siempre con recursos de la red. Lo mismo ocurre con la literatura infantil y esas obras ilustradas que son auténticas joyas; no es de extrañar que muchos adultos caigamos en la tentación cuando las vemos. Me parece un gesto bonito que seamos capaces de vencer los prejuicios y nos acerquemos a este tipo de literatura con el ánimo de pasárnoslo bien, sin ninguna condescendencia.
Además, la etapa de la adolescencia tiene un gran interés a la hora de desarrollar una historia. Recuerdo una entrevista a Laura Gallego en la que explicaba que le gusta escribir sobre jóvenes porque le parece una edad muy interesante, con sus cambios, sus dudas y su paso a la madurez; se puede decir que hablar de la adolescencia y sus altibajos no pasa nunca de moda. De hecho, no solo se trata en la LJ, sino también en la narrativa adulta, en la que abundan las novelas de iniciación y las protagonizadas por niños o jóvenes.

Por otro lado, se suele decir que la LJ triunfa entre los adultos porque es fácil de leer y los lectores buscan libros sin complicaciones. En parte es cierto, porque el libro más denso de literatura adulta siempre será más complicado de leer que su equivalente juvenil, pero aun así discrepo con esta idea por una sencilla razón: la literatura adulta también está llena de libros fáciles de leer, tan solo hay que darse una vuelta por la lista de más vendidos para comprobarlo. En cambio, novelas juveniles como En el camino de Jellicoe Hija de humo y hueso son mucho más complejas que gran parte de las novedades para adultos, así que no, no se puede encasillar la LJ como un sector facilón por sistema.


Sea como sea, ningún adulto debería avergonzarse ni ser ridiculizado por el hecho de leer LJ. A muchos se les llena la boca sobre la importancia de fomentar la lectura entre los jóvenes, pero luego menosprecian este tipo de literatura y la quieren lejos de ellos. No, nada de eso: leer LJ puede aportar tanto enriquecimiento como la narrativa adulta. Pienso que el buen libro juvenil es aquel que además de gustar a su público objetivo gusta también a los adultos, como lo demuestran clásicos inolvidables como Alicia en el País de las MaravillasLa historia interminable y Mujercitas, que a menudo se catalogan entre lo infantil y lo juvenil. ¿Por qué ese empeño en considerar la LJ literatura de segunda cuando ha dado tantas joyas?

Texto de Cristina Anguita del 05/02/ 3013. Tomado de http://eltiramilla.com

Mayo. Mes del Libro. Día 15



" La lectura es ya en sí un medio para tener acceso al saber, a los conocimientos formales, y por eso mismo puede modificar las líneas de nuestro destino escolar, profesional, social”
“La lectura es también una vía privilegiada para acceder a un uso más desenvuelto de la lengua, esa lengua que puede llegar a constituir una terrible barrera social”.
Un camino privilegiado para construirse uno mismo, para pensarse, para darle un sentido a la propia experiencia, un sentido a la propia vida, para darle voz a su sufrimiento, forma a los deseos, a los sueños propios
” 

Tomado dePETIT, Michele. Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura. 2003.México. Fondo de Cultura Económica

jueves, 14 de mayo de 2015

Mayo. Mes del libro 2015. Día 14


 Para los que cuentan historias moviendo hilos, hablando con las manos. Porque de eso se trata, de crear tejidos. De tejer, siempre tejer. Oficio mágico que siempre me atrapa.


EL TÍTERE

En un trozo de tela quedó envuelta la mano:
dos botones por ojos, una nariz de felpa,
un manojo de hebras de lana la cabeza
y su sonrisa ingenua, un cordón colorado.

La voz de la muchacha se quedó entre sus labios
y él solo dijo un cuento para la simple audiencia.
Se estremeció su cuerpo, tembló su cabellera
¡y vieras los pequeños, qué atentos lo escucharon

narrar sus aventuras por éstas y otras tierras!
Quisiera describirte toda aquella inocencia.
Quisiera dibujarte los rostros asombrados.

Después, todos se fueron. Y la tela fue tela,
botones los botones y otra vez hebra, la hebra.
Mas no sabes, los niños... ¡qué felices soñaron!
 Carlos Marianidis


miércoles, 13 de mayo de 2015

Se viene la Feria !!!!!




Mayo. Mes del Libro 2015. Día 13

Vamos a leer un cuento de Gianni Rodari 


A jugar con el bastón


Un día el pequeño Claudio jugaba en el zaguán, y por la calle pasó un hermoso anciano con los lentes de oro, que caminaba encorvado, apoyándose en un bastón, y precisamente delante del portón se le cayó el bastón.
                   
Claudio fue presuroso a recogérselo y se lo dio al viejo, que le sonrió y dijo:
                   
 - Gracias, pero no me sirve. Puedo caminar muy bien sin él. Si te gusta, tenlo.
                   
 Y sin esperar respuesta se alejó, y parecía menos encorvado que antes.
                   
 Claudio permaneció allí con el bastón entre las manos y no sabía qué hacer.
                   
 Era un bastón común de madera, con el mango curvo y la punta de hierro, y no se notaba nada más especial. Claudio golpeó dos o tres veces la punta en el suelo, después, casi sin pensarlo montó a horcajadas el bastón y he aquí que no era más un bastón, sino un caballo, un maravilloso potro negro con una estrella blanca en la frente, que se lanzó al galope alrededor del patio, relinchando y haciendo salir centellas de los guijarros.
 Cuando Claudio, un poco maravillado y un poco asustado, logró poner el pie en el suelo, el bastón era nuevamente un bastón, y no tenía cascos sino una sencilla punta oxidada, ni crines de caballo, sino el mismo mango encorvado.
- Quiero probar de nuevo -dijo Claudio, cuando logró recobrar el aliento.
 Montó de nuevo el bastón, y esta vez no fue un caballo, sino un solemne camello con dos jorobas y el patio era un inmenso desierto para atravesar, pero Claudio no tenía miedo y observaba desde lejos, para ver aparecer el oasis.
“Ciertamente es un bastón encantado”, se dijo Claudio, montándolo por tercera vez.
 Ahora era un automóvil de carreras, todo rojo con el número escrito en blanco sobre el capó, y el patio una pista ruidosa, y Claudio llegaba siempre el primero a la meta.
Después, el bastón fue una motonave y el patio un lago con aguas tranquilas y verdes, y después una nave espacial que surcaba los espacios, dejando tras de sí una estela de estrellas.
 Cada vez que Claudio ponía el pie en tierra el bastón tomaba su aspecto pacífico, el mango lúcido, el viejo herrete. La tarde pasó rápida entre aquellos juegos.
 Hacia la noche Claudio se asomó hacia la carretera, y he aquí que ve al viejo con los lentes de oro.
 Claudio lo observó con curiosidad, pero no pudo ver en él nada de especial: era un viejo señor
cualquiera, un poco cansado por el paseo.
 -¿Te gusta el bastón?, preguntó sonriendo a Claudio. Claudio creyó que se lo pedía, y se lo alargó, enrojecido. Pero el viejo hizo señal de que no.
 -Tenlo, tenlo, dijo. ¿Qué hago yo con un bastón? Tú puedes volar, yo sólo podré apoyarme. Me apoyaré en el muro y será lo mismo.
Y se fue sonriendo, porque no hay persona más feliz que el viejo que puede regalar alguna cosa a  un niño.