Follow by Email

miércoles, 28 de octubre de 2009

Para Anónimo/a

Estimado/a Anónimo: has dejado un comentario en scones. Me dices que la receta está mal porque la masa queda líquida al agregarle la leche.
Digo que jamás publico una receta en mi blog si no la he hecho antes. Digo más, las que publico son las que realmente me han entusiasmado y son lo que uno espera de ellas. Esta de los scones es la que hago siempre y…no falla. Como mi interés al publicar una receta es el compartir, me produce mucha pena que tu masa haya quedado líquida. Buscando solucionar este problema te explico algunas cosas, que tal vez tú ya sepas. No sé si recién te inicias en la cocina, en realidad, si eres Anónimo no sé nada de tí.
Cuando colocamos líquido en una receta hay que tener en cuenta algunas cosas:
Una taza no siempre es una taza. Me refiero a que cuando decimos taza nos referimos a tamaño té. Ahora vienen unos jarritos muy bonitos que usamos como tazas pero llevan mucho más líquido que una taza de té. Cuidado con esos a la hora de medir, a menos que toda la receta esté en tazas, así que las proporciones no van a variar.
Nunca poner toda la taza de líquido a la vez porque:
El grado de absorción depende de la harina que uses y algo puede variar. Hay que hacerlo de a poco hasta llegar al punto justo que en este caso debe dar para unir pero nunca muy blando. Ir mezclando con la cuchara de madera hasta que no haya más remedio que meter la mano.
El tamaño de los huevos. Si son grandes ya incorporaste más líquido que si fueron huevos chicos o medianos.
Si usas aceite en lugar de manteca (quedan ricos, también) la cantidad de leche requerida será mucho menor.
Repito: siempre hago esta receta y me quedan perfectos.
Espero que esto no te haga desistir de los scones y que lo intentes otra vez y me cuentes.

No hay comentarios: