Follow by Email

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Con la frente marchita

Volvió, pero no con la frente marchita. Volvió como si no hubiera pasado nada. Apreto el botón correspondiente y oh sorpresa! pronta para trabajar. No dió explicaciones y por una relación de amistad y respeto tampoco le pregunté. Pero no le dí el gusto de contarle las horas de angustia que pasé por ella. Se parece a mis gatos cuando pasan sus noches de amores por techos y azoteas y vuelven de lo más campantes al amanecer preguntando : -¿Qué hay para desayunar? Reclamando mimos y un lugar tranquilo (si es mi cama, mejor) para reponer energías.
Supongo que esta "escapada" marca una nueva etapa en nuestra relación. Yo la miro con desconfianza y ella...Ella como si nada. Esto me recuerda algo que oí hace un tiempo. Yo caminaba por Sarandí, en la ciudad de Rivera y delante de mí lo hacían una madre con su hijo adolescente. Seguramente les acababan de entregar sus notas porque la mamá sacudía el carné en la mano y vociferaba en portuñol que el hijo era un mentirosao, un haragán, que hacía el cuento de que estudiaba para no trabajar, que lo habían mandado de campaña a la ciudad para que tuviera un futuro mejor, que estaban gastando, que no sabía en qué gastaba su tiempo y de pronto lo único que le oigo al muchacho fue: -Fala de otra coisa!

No hay comentarios: