Follow by Email

martes, 23 de junio de 2009

San Juan


Hablando de magia, esta noche, después de las 24 horas nos introducimos en San Juan. Es una fiesta que se celebra en muchos países con distintas ceremonias, pero creo que el lugar común es la hoguera o los fuegos de San Juan. La fiesta tiene un origen remoto que trataré de resumir. El 21 de junio se conmemora el solsticio de verano en el hemisferio Norte.(En el sur, que también existe, estamos en invierno) A partir de este día, el Sol inicia su viaje hacia el sur haciendo que los días se acorten. Para que el sol no se desviara y pudiera regresar, los celtas encendían hogueras para iluminar su camino.
Se celebraba la fuerza de la luz y el calor del verano pero también se preparaban para la oscuridad y frío del invierno. Los fuegos eran encendidos tradicionalmente con ramas de abeto y roble. Una de las tradiciones más antiguas y más conocidas que aún se practica en la "Noche de San Juan" es la de saltar sobre las hogueras. Recuerdo que en Tacuarembó, cuando yo era niña (ni tanto tiempo) era costumbre que los integrantes de una familia, cuyo nombre no recuerdo, caminaran sobre las brasas en la noche de San Juan, sin quemarse. No sé si lo siguen haciendo. En tiempos antiguos el saltar sobre las hogueras era para purificarse. Era la época de celebrar la salud, el amor y la cercana prosperidad de la cosecha.
El solsticio de verano era la época tradicional para las bodas. ¿Será por eso que en las fiestas de San Juan se celebran bodas de mentirijillas? En muchos lugares esta noche adquiere también un tinte sobrenatural y mágico por eso las jóvenes solían usar determinados actos mágicos para saber el futuro de su vida amorosa. Seguramente de ahí viene la costumbre de realizar lo que aquí llamamos “simpatías “para averiguar lo que las mujeres de todos los tiempos quieren saber ¿Quién será él?
De niña aprendí que si una mujer entierra cuatro dientes de ajo envuelto cada uno en un papel donde está escrito el nombre de un hombre, el primer diente que brote indicará el agraciado ( o el desgraciado, claro) Parece que acostarse con un manojo de hierbas de San Juan bajo la almohada hace que al despertarse se sepa la identidad de la futura pareja. Parece que, si después de las 12 de la noche te encuentras con un gato negro es mala suerte para el futuro, pero si el gato es de otro color tendrás buena suerte. ¿Qué hago? Encierro a mi gato esta tarde del 23 y lo suelto mañana? Es bien negrito. Y no le va a gustar que lo encierre.
Si a medianoche se hace una cruz en los árboles, producirán el doble. Ah! Que se preparen el naranjo, el limonero y el pomelo.
Si a las 12, miras la luna y después la higuera, la verás florecer. Si lo hubiera sabido antes! Pagué por una higuera que en ocho años dio…un higo! Y luego se murió dejándome totalmente frustrada.
Si tienes verrugas, en la mañana del 24, tomas la primera rama verde que veas y la pasas sobre ellas.
La literatura está llena de menciones a la magia especial de la noche de San Juan, si hasta nuestro Florencio Sánchez escribió “Las cédulas de San Juan” y en el Romancero leemos:
”¡Quién hubiera tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el infante Arnaldos
la mañana de San Juan!”

Muchas leyendas dicen que en esta noche se permitía el acceso a lugares donde es imposible hacerlo en días ordinarios y se liberaban de sus prisiones las princesas y las infantas cautivas. Es un buen día para recolectar plantas medicinales porque en esta fecha aumentan su poder curativo. (Por aquí, esta costumbre de recoger hierbas medicinales es en Semana Santa). Es una noche en que es fácil encontrar tesoros escondidos....A buscar! A buscar! ¿Será buena fecha para encontrar medias perdidas?

Lo cierto es que junio está poblado de fiestas especiales de Santos: San Antonio (el 13), San Juan (el 24) y San Pedro (el 29)
En Brasil, las llamadas Fiestas Juninas ( nombre derivado de junio o de Juan) traídas por los portugueses, recuerdan a estos tres santos. Se celebra sobre todo en el campo y en el ambiente ciudadano se imita al campo. Además de las tradicionales fogatas se celebra con rica comida, vino caliente, música, danzas, juegos.En nuestro país, esa celebración vino con la tradición española pero creo que no somos tan entusiastas, al respecto. Por aquí, que estamos cerca de la frontera esa influencia se hace sentir. En el bulevar de las Américas, los vecinos suelen conmemorar a lo grande: hoguera, baile, boda “caipira” y vino caliente por supuesto!

Esta es mi receta personal del vino caliente. Pueden probarlo esta noche de San Juan y todas las noches que quieran.

Vino caliente

Ingredientes:

1 litro de vino tinto
1 taza de jugo de naranja
1 taza de agua
jugo de un limón mediano
5 clavos de olor
1 cáscara de canela en rama
Cáscaea de una naranja sin la parte blanca
Azúcar a gusto

Preparación:
En olla esmaltada ( no usar aluminio) colocar todos los ingrdientes al fuego y dejar hervir 5 minutos. Apagar el fuego. Retirar la cáscara de naranja y dejar reposar tapado una media hora antes de servir.Se puede preparar el día antes pero en ese caso hay que calentarlo al servi. Salud!!

Nota: Si tienes solamente ollas de aluminio, lo hierves todo pero lo dejas enfriar en otro u otros recipientes que no sean de aluminio.




.

1 comentario:

Pili Marcela dijo...

Qué lindo que escribis abuelita! Me encantó leer este post! UN beso grande!