Follow by Email

jueves, 18 de noviembre de 2010

17 de Noviembre: Día de los pájaros




Leí en la web que ayer fue el Día de los pájaros. Últimamente a todo se le adjudica un día. No está mal que los pájaros tengan el suyo. Dentro del grupo de las aves estos son los Passeriformes.
Bichito útil (como diría Don Verídico) pues aparte de la belleza de colores y trinos nos aportan otros beneficios: contribuyen a impedir la sobrepoblación de insectos, diversas moscas, y peces.
Se convierten en buenos ayudantes para la agricultura al eliminar plagas dañinas para las cosechas sobre todo en la época de cría pues para alimentar a los hijos recurren a las orugas, mariposas, gusanos.
Muchas aves acarrean las semillas de algunas plantas a zonas donde éstas no existen, permitiendo que nazcan y se desarrollen en otro lugar. Se comen las semillas de las malas hierbas, limpiando de este modo las zonas de cultivo, y algunos la carroña de otros animales.
Y, en muchas regiones del mundo, sus excrementos se emplean como fertilizantes.
Algunos,como los insectos son polinizadores.
En mi terreno, cundo se remueve la tierra para plantar los veo aparecer : gorriones, horneros, benteveos, cabecitas negras, zorzales, algún sabiá y hasta la visita de una paloma torcaz he recibido.
Dicen que Colón aprovechó la ruta de las pájaros para llegar a estas tierras y el Principito también.
Inspiradores de Mercurio, Dédalo, Leonardo, Santos Dumont...Cuando los contemplamos nos sacude una ambición de vuelo y en el sentido connotativo del lenguaje nos prestan sus alas para volar.
Consultas:
Encontré en http://elalmanaque.com/ este cuento cubano sobre pájaros que me gustó mucho. Ahí va:
LOS PÁJAROS DE COLORES

Los pájaros iban en caravana, cruzando puentes, caminos, volando sobre el desierto para no quemarse las patas, metiéndose en las nubes para refrescarse. El sinsonte cantando, la bijirita en el lomo de la tojosa, la paloma llevando el mensaje a la cabeza de la gran manifestación que iba a homenajear al Rey por el día de su cumpleaños.
Al fin llegan al palacio y toman sus puestos: la paloma en el sitio de preferencia, Ou, el algodón, cubriéndola de pies a cabeza.
¡Para pa pam pa pam! y sale el Rey con su casaca roja a saludar.
Los pájaros pasan y le dan la mano, lo besan y vuelven a pararse en sus puestos. Pero había uno muy vanidoso que era la envidia de los demás, por lo blanco. Un blanco de vela, de coco, de espuma.
Le decían Odilere, que es la belleza.
Odilere, arrogante se queda rezagado y no saluda al Rey.
-¿Para qué vino? -preguntó el sijú.
-Para darse plante -refunfuñó la siguapa.
Todos se morían de envidia. Menos el Rey que, al verlo blanco lo llama.
-Tú acércate.
Odilere se acerca y hace una reverencia. El Rey sonría con cara de usted.
Y aquí fue donde ni el sijú, ni la siguapa, ni el sinsonte pudieron más y cogieron la ceniza en burajones, manteca de cacao en puñados, azufre y tinta y se la tiraron a Odilere que quedó transformado en un arcoiris mucho más lindo que cuando blanco.
El Rey, al verlo coloreado, lo llamó y le pudo corona como premio.
Corona de cardenal. Y así por la envidia de los feos nacieron los pájaros de colores.
Nació Odilere, que es la belleza.
La paloma, como que no saltó, se quedó blanca.
El Rey la nombró, entonces, su mensajera oficial.
Aquí se acaba la historia.