Follow by Email

lunes, 9 de junio de 2014

Con los libros nos pasan cosas

Cosas que entibian

El sábado entré a un comercio, di los buenos días, saludé con la cabeza y con sonrisas, había  unas cuántas personas y por aquí todos nos conocemos aunque sea de vista. Un muchacho me saludo. “¿Cómo está?” dije “bien” y seguí. Al rato, desde detrás del mostrador me vuelve a mirar y me sonríe. Recién enfoqué. Los chicos crecen y yo me achico pero las sonrisas son difíciles de olvidar. Pedí disculpas:
 -Recién te reconozco.
-Yo vi que no me había conocido, profesora.
Intercambiamos algunas palabras. De pronto me dice: -Hace poco me acordaba de aquel libro que nos leyó, aquel del tesoro.
- ¿El tesoro de Cañada Seca?
- Ese mismo!
Otro charlita y cuando me voy me grita: -¿Quién era el autor?
-Julián Murguía! Y puse a las órdenes el libro.

Esto daría para una larga reflexión pero solamente digo que esto me convence (si ya no estuviera convencida) de lo importante que es leerle a los chicos. Y recordé a mi profesora de Idioma Español de primer año liceal,  que nos leyó una mañana  una leyenda de Bécquer y por la tarde yo salí desesperada hacia la Biblioteca Municipal y me pasé la tarde leyendo todas sus leyendas y su poesía.