Follow by Email

martes, 24 de abril de 2012

Frío y fuego


 El frío ya está acá. Hace dos días hicimos limpiar la estufa a leña y hoy la encendimos. Había que ver como los gatos se congregaban frente al fuego! Bení, Fiona y Orión ya conocen sus bondades pero para los pequeños, Princesa, Llovizna y Antifaz fue toda una novedad; se acercaron despacito, observaron y llegaron a la conclusión que era algo buenísimo. Ocuparon un sofá y creo que ese va a ser su lugar preferido hasta la Primavera. 
El fuego congrega. El hombre es el único animal que puede producirlo. Y en la historia de la humanidad su conocimiento le  otorgó el poder: la posibilidad de cocinar sus alimentos, de defenderse, de abrigarse y una cosa muy importante para el pensamiento y la creación de las palabras: junto a él nacieron los primeros narradores. Al reunirse por la noche junto al fuego en la profundidad de la cueva los hombres compartieron sus vivencias del día y no fue suficiente con contarlas con sonidos, también las contaron con tallas y pinturas en la roca. Mientras el fuego alumbraba las tinieblas el hombre supo mezclar las tinturas vegetales, muchas veces con su propia orina para narrarnos sus hazañas de caza, las reales y las deseadas. 
Las distintas mitologías han creado variados relatos al respecto pero en casi todos ellos el fuego aparece como posesión de los dioses que los hombres han tenido que robar. Mowgli, el niño creación de Kipling, cuando contempla por primera vez  el fuego cree que es una planta que tiene el sol en su interior. Y los griegos creían que el sol era Apolo cruzando el cielo en su carro de fuego. 
El fuego de la chimenea nos causa siempre el mismo asombro y ensimismamiento. Podemos contemplarlo todas las veces con ojos nuevos. 

1 comentario:

DORIS dijo...

Tienes razón , el fuego y con ello la cocción de los alimentos, por eso en una casa la cocina es esencialmente familiar .
Tómale fotos a los gaticos, cerca a el calor de la chimenea.
Un beso